• Editor-vivelazona

¿Cuál es una dosis efectiva de ácidos grasos Omega 3?


Posteado por Dr. Sears

La edición del 10 de noviembre del 2018 del New England Journal of Medicine contenía dos artículos sobre el uso de los ácidos grasos omega-3 para tratar entidades cardiovasculares (1,2).

Un estudio (el estudio VITAL) utilizaba esencialmente una dosis baja de ácidos grasos omega-3 (0.84 gramos de ácidos grasos omega-3) y no encontró beneficios cardiovasculares (1). El otro estudio, el (estudio REDUCE-IT) utilizaba una dosis mucho mayor de ácidos grasos omega-3 (3.8 gramos de ácidos grasos omega-3) y sí encontró beneficios cardiovasculares significativos. (2).


Los hallazgos.

Ambos estudios utilizaron el mismo punto de término para determinar beneficios cardiovasculares.

El estudio de la dosis baja no encontró beneficios, mientras que el estudio de la dosis alta encontró beneficios altamente significativos. Esto es probablemente debido a que la dosis de ácidos grasos omega-3 utilizada en el estudio REDUCE-IT fue 4.6 veces mayor que la utilizada en el estudio VITAL.

Sin embargo, esto está lejos de ser las noticias de último momento. Estos hallazgos del estudio REDUCE-IT simplemente confirmaron el estudio del año 2007 JELIS conducido con un grupo de pacientes mucho mayor (18,000) que también estaban tomando estatinas (3).


¿Hay algunas diferencias entre el EPA y el DHA?

Ambos estudios demostraron algunos mal entendidos básicos sobre el mecanismo de los ácidos grasos omega-3 y su impacto en la enfermedad cardiovascular.

Ambos de los productos utilizados en los estudios son sólo aprobados para bajar los niveles muy altos de triglicéridos (mayores a 500 mg/dl) y no son aprobados para tratar enfermedad cardiovascular. Además, un producto contenía una combinación de EPA y DHA (Lovaza) y el otro producto sólo contenía EPA (Vascepa). 

Debido a que el estudio REDUCE-IT qué usara el producto que sólo contenía EPA funcionó, esto podría implicar que el DHA es peligroso.

Esta es una historia que se inicia con una aseveración de que el EPA baja los niveles de colesterol LDL y él DHA eleva estos niveles, y por lo tanto solamente los productos que contienen EPA son útiles. Esta es una aseveración de mercadotecnia que sólo es cierta en parte.

Un meta-análisis mostró que el EPA baja los niveles de colesterol LDL en un 0.7% y el DHA eleva los niveles de colesterol LDL en un 2.6% (4).

Si usted tiene un nivel de colesterol LDL alto de 130 mg/dl, esto significa que el usar suplementos de omega-3 ricos en EPA bajará su colesterol LDL en 1 mg/dl y el utilizar suplementos de ácidos grasos omega-3 ricos en DHA elevará su colesterol LDL en 3.5 mg/dl (4). Estos cambios no son significativos clínicamente.

Más aún, el mismo estudio de meta-análisis indicó que los suplementos de ácidos grasos omega-3 ricos en DHA son mejores que los suplementos de ácidos grasos omega-3 ricos en EPA para reducir los triglicéridos e incrementar el colesterol HDL. Estos efectos diferenciales de los lípidos entre los productos de ácidos grasos omega-3, ricos en EPA o ricos en DHA esencialmente se equilibran a ellos mismos

y sugieren que no hay diferencias entre el EPA y el DHA en cuanto a bajar los niveles de lípidos totales. Ambos tienen beneficios. Por lo tanto, no es la ausencia de DHA lo que es importante, sino la dosis utilizada. Sin embargo, el bajar los niveles de lípidos, no es la razón de porqué los ácidos grasos omega-3 en dosis alta tengan beneficios para reducir los eventos cardiovasculares.



Los beneficios reales de los ácidos grasos omega-3.


Está bien establecido que la enfermedad del corazón es una enfermedad inflamatoria (5,6). Mucho de esa inflamación es mediada por unas proteínas pro-inflamatorias llamadas citocinas.

Un estudio en Harvard reciente indicó que el reducir una de estas citocinas inflamatorias (IL-1b) usando un anticuerpo monoclonal selectivo pudo reducir los ataques cardíacos sin bajar los niveles de LDL (7).

Un estudio aún más antiguo de 1989 en sujetos normales demostró que la dosis alta de ácidos grasos omega-3 (5 gramos por día) bajaba significativamente los niveles de una variedad de citocinas pro-inflamatorias (8). Es por ello que la proporción de AA/EPA en la sangre es el mejor marcador para determinar la reducción de la producción de citocinas pro-inflamatorias.

Pero el bajar los niveles de citocinas para bajar la inflamación dramáticamente se intensifica mediante el incremento simultáneo de un grupo de hormonas conocidas como resolvinas.

Resolvinas al rescate.


Los ácidos omega-3 pueden producir dos grupos de hormonas.

Unas son las hormonas pro-inflamatorias conocidas como eicosanoides y las otras es un grupo de hormonas pro-resolución conocidas como resolvinas. Cuando se trata de los eicosanoides, DHA no puede producir eicosanoides y los eicosanoides producidos por EPA son débilmente inflamatorios. Debido a que los eicosanoides generados por EPA son 10-100 veces menos inflamatorios comparados con aquellos generados por AA, el resultado final es que el EPA se incrementa a expensas del AA en el cuerpo.

Esto significa que la intensidad de la respuesta inflamatoria se ve significativamente reducida (9). Lo que podría parecer como un efecto “anti-inflamatorio”, es realmente una reducción significativa de la inflamación en general.

Los beneficios reales de los ácidos grasos omega-3 vienen de su producción de resolvinas.  

Es por ello que usted necesita tanto EPA como DHA dado de que cada ácido graso omega-3 hace diferentes tipos de resolvinas que interactúan con diferentes receptores.

Más aún, necesitas una concentración mucho mayor de tanto EPA como DHA en la sangre para generar los niveles de resolvinas que son necesarios para resolver la inflamación existente (10-12).

Así, los beneficios reales de los ácidos grasos omega-3 en dosis alta pudieran venir de su capacidad para incrementar la producción de resolvinas así como la reducción de citocinas pro-inflamatorias.

Esto explicaría por qué la dosis baja de ácidos grasos omega-3 usada en el estudio VITAL, generó resultados esencialmente negativos. A menos que usted genere niveles adecuados de resolvinas y simultáneamente reduzca las citocinas mediante bajar lo suficiente la proporción de AA/EPA con la suplementación de ácidos grasos omega-3 en dosis alta, es improbable que usted tenga beneficios clínicos significativos. Esto fue demostrado en el análisis subsecuente del estudio JELIS cuando se demostró que solamente cuando la proporción de AA/EPA había sido reducida a un nivel de menos de 1.3 se volvieron aparentes las diferencias estadísticamente significativas en eventos cardiovasculares entre los grupos activo y control (13).

También fue demostrado en un estudio anterior que el nivel de EPA (3.8 gramos por día) utilizado en el estudio REDUCE-IT bajaría la proporción de AA/EPA a 1.2 (14).

Al usar una dosis menor a 1.9 gramos de EPA por día, la proporción AA/EPA fue reducida solamente a 2.3. Basados en los resultados clínicos de los estudios JELIS y REDUCE-IT, parece que se tiene que reducir AA/EPA a menos de 1.3 usando suplementación con ácidos grasos omega-3 en dosis alta para ver un efecto terapéutico para tratar enfermedad cardiovascular mediante una combinación de dos factores que son incrementar a las resolvinas y también bajar los niveles de citocinas.

Debido a que necesitas tanto EPA como DHA para tener beneficios clínicos óptimos, yo creo que una proporción de EPA y DHA de 2 : 1 da los beneficios más grandes en general de la suplementación con ácidos grasos omega-3.

El estudio REDUCE-IT indica que necesitas probablemente 4 gramos de EPA por día para obtener un beneficio cardiovascular, pero eso significa que para obtener un resultado cardiovascular óptimo se querrían otros 2 gramos de DHA por día, o sea un total de 6 gramos de EPA y DHA por día.




¿Cómo saber que tanto EPA y DHA debe uno de tomar?

Es virtualmente imposible el medir ya sea los eicosanoides o las resolvinas en la sangre y es relativamente difícil el medir a las citocinas, pero se puede medir fácilmente la proporción de AA/EPA.

Los datos publicados de los estudios JELIS y REDUCE-IT indican que para obtener los beneficios cardiovasculares máximos, la proporción de AA/EPA debe ser menor a 1.3. Es por ello, que siempre debes de hacerse el análisis, no estar adivinando en torno a su salud.

Mas aún, no crea en aseveraciones de que los ácidos omega-3 no tienen beneficios a la salud. Sí, sí los tienen, pero solamente si usted baja la proporción AA/EPA en sangre en un rango apropiado, lo cual requiere de cantidades mayores de ácidos grasos omega-3 para que esto se logre (15, 16)

Empieza a tomar OmegaRx2® hoy mismo. Aceite de pescado omega-3.



 

523 vistas

SÍGUENOS

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle
Llámanos:
01 (33) 3640 4900 y 01
Whatsapp ventas/información
33 2115 6346  -  33 1111 6340  -  33 2115 6346  -  33 1623 6527  -  33 1623 0924
Recibe gratis las guías de salud con tu suscripción a la página
Suscribirme
www.vivelazona.com