• Editor-vivelazona

Tres hormonas que podrían estar teniendo un impacto en tu peso.

Actualizado: 14 de dic de 2018



Publicado por  Mary Perry, Directora de Estudios Clínicos.


Muchos de los problemas que evitan que alcancemos nuestras metas para perder peso se deben a desbalances hormonales.

Si eres cuidadoso de tus opciones de comida, haces ejercicio regularmente y aún no vez resultados en la báscula, las culpables podrían ser tus hormonas.

Cuando se intenta alcanzar  la Zona, frecuentemente hablamos de la importancia del control hormonal. Cuando nuestras hormonas están en desbalance, se puede acelerar el proceso de envejecimiento, disminuir nuestro bienestar en general, y obstaculizar nuestra capacidad para desempeñarnos o mantener nuestro peso.

Aquí nos enfocaremos específicamente en las hormonas que podrían estar teniendo un impacto en su peso y lo que usted puede hacer para manipularlas.

¿Qué son las hormonas?

Para muchos de nosotros, lo primero que supimos de ellas fue cuando recién entramos a la adolescencia. Mientras que puede ser una palabra con la cual estamos familiarizados, el definirlas podría constituir un reto.

Las hormonas son mensajeros químicos que viajan en la sangre, los tejidos y los órganos, ayudando a que haya comunicación en todo el cuerpo. Mientras que tienen impacto en el crecimiento, desarrollo y proceso de envejecimiento juegan también un papel crítico en cómo es que nuestros cuerpos obtienen energía de la comida que comemos, lo cual se conoce como metabolismo. Las hormonas son poderosas puesto que cantidades pequeñas de las mismas producen grandes cambios en nuestro cuerpo (1).

Es por ello que la base para alcanzar la Zona se fundamenta en usar la comida y los suplementos que ingerimos para controlar nuestras hormonas.


Hormonas y Peso.



El Dr. Sears ha escrito mucho acerca de esto, pero la razón real de porqué subimos de peso no se debe a la insulina misma, sino a la resistencia a la insulina aumentada.

La Resistencia a la insulina es causada por una mayor inflamación en nuestras células sensibles a la insulina.

Esto hace difícil que la insulina comunique su mensaje a sus células blanco en el hígado, músculos, y tejidos adiposos. La resistencia a la insulina aumentada forza al páncreas a producir aún más insulina para intentar llevar ese mensaje a la célula blanco en un esfuerzo para que responda.

Como resultado, los niveles de insulina se elevan en la sangre y permanecen constantemente elevados. En el caso de las células grasas en el tejido adiposo, estos niveles de insulina constantemente elevados impulsan a la grasa circulante a meterse en sus células grasas existentes y bloquean la liberación de grasa almacenada. Esto hace difícil perder peso.

La solución: El optimizar tus niveles de insulina para perder grasa requiere que se siga un plan de alimentación anti-inflamatoria como lo es la Dieta de la Zona el cual se basa en controlar los niveles de insulina en todas las comidas y colaciones. Esto se logra mediante balancear la proporción de proteína-a-carbohidrato en cada comida acoplado con el uso de cantidades pequeñas de grasas monoinsaturadas que se sabe que son anti-inflamatorias. Debido a que la dieta es una de las razones principales por las cuales nosotros desarrollamos resistencia a la insulina, también es uno de los cambios más fáciles que podemos hacer para ayudar a revertirla.



La adiponectina es una hormona proteínica que juega un papel en la resistencia a la insulina. Se ha visto que los individuos que tienen sobrepeso, obesidad o que tienen niveles elevados de resistencia a la insulina tienen niveles bajos de adiponectina.

Mientras más delgado es usted, más adiponectina circulante tiene usted, que se correlaciona fuertemente con una menor resistencia a la insulina en las células grasas. Se piensa que la adiponectina funciona mediante aumentar la oxidación de ácidos grasos lo que conduce a la mejoría en la sensibilidad a la insulina (2).

La solución: Además de una dieta anti-inflamatoria que te ayude a reducir la resistencia a la insulina y mantener los niveles de adiponectina elevados, se ha visto que la suplementación con ácidos grasos omega-3 incrementa los niveles circulantes de adiponectina (3) así como el ejercicio (4).



El cortisol es una hormona que el cuerpo produce cuando está estresado y puede obstaculizar nuestra capacidad para perder peso. Usted sí necesita algo de cortisol, pero cuando se va a los tejidos es que se está produciendo en cantidades excesivas.

En añadidura a los estados estresantes que nosotros podemos tener en el día a día en nuestras vidas, el ejercicio excesivo, el ayuno, la inflamación y la insulina en exceso pueden incrementar la producción de cortisol.

El cortisol se produce durante los estados de ayuno cuando se repletan los almacenes de energía. Durante estos momentos los niveles de glucosa y de insulina en sangre empiezan a caer y como resultado el cortisol es liberado.

Los niveles de cortisol naturalmente se elevan en la mañana, pero su liberación le da la señal al cuerpo de que empiece a desdoblar al músculo para producir energía.

Es por ello que es crítico comer un desayuno apropiado después de que se ha pasado por un ayuno durante toda la noche para restaurar los niveles de azúcar en sangre y volver a llenar los depósitos de glucógeno y evitar el saltarse comidas.

En añadidura, cuando nosotros tenemos demasiada insulina circulante en nuestros cuerpos, puede suceder que se caigan los niveles de glucosa en sangre lo que resultará en que se generen mayores niveles de cortisol y que se haga difícil que nuestros cuerpos liberen la grasa almacenada.

La solución: Hay un número de formas de cómo reducir al cortisol. Una de ellas es seguir la Dieta de la Zona para reducir la inflamación inducida por la dieta.

La segunda es resolver la inflamación usando ácidos grasos omega-3 en dosis alta. La tercera es tomar polifenoles que ayuden a reparar el daño tisular causado por la inflamación. Estas tres acciones juntas forman la base del Programa de Nutrición Pro-resolución de la Zona. Finalmente, hay la forma tradicional de reducir al estrés. La reducción del estrés puede incluir la meditación, el relajamiento o el ejercicio moderado (demasiado intenso puede realmente aumentar al cortisol) para ayudar a reducir los niveles de cortisol mediante reducir la activación del sistema nervioso simpático.


Resumen.

Muchos de los problemas que evitan que nosotros logremos nuestras metas son debidos a desbalances hormonales. El Programa de Nutrición Pro-resolución de la Zona que consiste en la reducción, la resolución y la reparación de la inflamación inducida por la dieta es nuestra mejor vía para llegar a la Zona y hacer que nuestras metas se hagan realidad.

0 vistas

SÍGUENOS

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle
Llámanos:
01 (33) 3640 4900 y 01
Whatsapp ventas/información
33 2115 6346  -  33 1111 6340  -  33 2115 6346  -  33 1623 6527  -  33 1623 0924
Recibe gratis las guías de salud con tu suscripción a la página
Suscribirme
www.vivelazona.com